María Luisa Galardi, fundadora de Ondarreta, recibe el premio Joxe Mari Korta

“Una no va a trabajar cada día esperando que le den un premio, así que cuando te reconocen el esfuerzo de todos estos años, te hace muchísima ilusión”. Con su característica humildad, Marilis Galardi hablaba de este galardón con el que se premiaba su trayectoria empresarial tras cuatro décadas al frente de Ondarreta. La Fundación Biditek, que otorga el premio, destacó los “grandes valores de trabajo y sacrificio” y calificaba a Galardi como “persona ejemplar”.

Este reconocimiento fue el cierre perfecto para 2016, el año en que esta empresa familiar vasca que celebraba su 40 aniversario, en pleno proceso de transición a la segunda generación. Los productos de Ondarreta se caracterizan por la producción local (en la fábrica de Oiartzun (Guipuzkoa) o talleres auxiliares cercanos) y con materiales de proximidad. “Tras mucha reflexión, elegimos mantenernos en el firme propósito de seguir creciendo gracias a la colaboración con talleres locales, creando una red. En el País Vasco siempre ha existido una industria basada en pequeños talleres, de hecho, esos son nuestros orígenes”. El trabajo cercano con esta red de colaboradores les ha permitido “un mayor control sobre los procesos y un ahorro en cuestiones de logística” pero también la satisfacción de saber que “estás ayudando a quién tienes al lado”, en palabras de la empresaria.

Mientras que en la producción se ha apostado por lo local, la inspiración a Ondarreta llega de todo el mundo, igual que los diseñadores que firman cada vez más series y modelos de sillas. “Estas apuestas tienen mucho que ver la formación que han recibido mis hijas, que antes de incorporarse a Ondarreta han trabajado en varios estudios internacionales. En este momento es Nadia la responsable de producto, y desde hace varios años contactamos con diseñadores que aporten su trabajo. El equipo interno también está pendiente de lo que sucede: viajamos, estamos presentes en las ferias más importantes del sector, conocemos las tendencias y el trabajo de los demás”, cuenta Marilis.

En lo que respecta a colaboraciones internacionales, y coincidiendo también con el año de aniversario, destaca la silla Contour, firmada por el prestigioso arquitecto holandés Ben van Berkel (UNStudio), que fue presentada en la última edición de la feria Orgatec. “Es una pieza muy compleja de construir. El equipo interno trabajo codo con codo con el diseñador para hacerla posible”, cuenta Galardi, “es una pieza única de madera curvada en dos direcciones. Además es apilable y queríamos que fuera muy ligera. Por esta razón la madera está ligeramente vaciada y hemos creado una pieza de polipropileno que además de aportar ligereza impide que las sillas se rayen cuando se apilan”, explica entusiasta la empresaria.
Marilis se muestra extremadamente pedagógica a la hora de hablar de  sus productos. De hecho, señala esa labor como uno de los grandes retos no solo de Ondarreta, sino de todo el sector: “Tenemos que concienciar al consumidor sobre el trabajo, investigación y esfuerzo que hay detrás de un producto. Tenemos que enseñarles qué es el consumo responsable. Los consumidores tenemos que valorar qué estamos comprando, cómo y con qué se ha fabricado, concienciarnos de que hay que comprar más producto hecho aquí”, responde con convicción.
Mientras se completa la transición generacional en Ondarreta, “que está casi lista”, Marilis ve el futuro con optimismo gracias, en gran parte, al rol de sus hijas en la empresa, Nadia y Nora Arratibel, que se responsabilizan de la dirección de diseño y la dirección general, respectivamente: “Ellas le han dado un gran vuelco a Ondarreta. Son jóvenes, con empuje y además con los valores éticos que han caracterizado nuestra empresa. ¡La empresa está más viva que nunca!”, explica emocionada.

Imagen de red-aede
red-aede

© REUNIÓN EMPRESAS DE DISEÑO
online@red-aede.es

Provença 281 5º 8ª
08037 BARCELONA
SPAIN
T. +34 932 720 546
F. +34 932 721 181

Monte Esquinza 8
28010 MADRID
SPAIN
T. +34.917 811 030
F. +34.917 811 030